La pandemia laboral que trajo el COVID-19

Para todos la pandemia ha traído muchos cambios que jamas habíamos esperado, o al menos no que llegaran tan de golpe, como el teletrabajo o la educación a distancia, sin embargo, también ha traído otras oportunidades como la posibilidad de pasar mas tiempo con la familia y darnos cuenta que para vivir no se necesitan tantas cosas.


Pero hablemos específicamente en el ámbito laboral, podemos decir que esta pandemia ha traído consigo la recesión laboral mas grande en la historia moderna.

La Organización Internacional del Trabajo, estima que entre el primer y segundo trimestre del año se perderán mas de 300 millones de empleos de tiempo completo en todo el mundo, impactando principalmente a sectores como el manufacturero (el cual se estan realizando esfuerzos en México para recuperarlo), la industria hotelera, el comercio, las actividades inmobiliarias, así como actividades administrativas, artes, entretenimiento y otras actividades de servicios.


Solamente estos sectores emplean a 1.250 millones de trabajadores, los cuales se han visto o se verán afectados por las medidas tomadas por sus empresas, ya sean despidos o bien reducción de horas de trabajo. En términos de empleo en riesgo en América latina se tienen identificados el 44% de los trabajadores lo hacen en estos sectores, sin embargo el impacto varia en cada país ya que por ejemplo en el caso de México el 51.5 % de los trabajadores mexicanos se encuentra laborando en estas industrias.En Argentina, el 41.8%, Colombia un 46.8%, Chile llega a casi un 40%, muy similar al de Ecuador, Honduras y Nicaragua.


Otro impacto significativo es por rango de edad y es que son los jóvenes los que se han visto mas afectados con la perdida de empleos y reducción de su jornada laboral. Datos inquietantes ofrecidos en el ultimo informe de la OIT muestran que 1 de cada 6 jóvenes han dejado de trabajar desde el comienzo de la pandemia. De los que siguen trabajando el 23% han visto una reducción de su jornada laboral en un 23%. Un dato aun mas alarmante es que de este sector, son las mujeres las que se ven mayormente afectadas.


Lamentablemente, los jóvenes reciben un triple impacto relacionados a la pandemia:

El primero la perdida de empleo o reducción de su jornada laboral.

Segundo, su educación y formación, hoy en día no todas las instituciones educativas tienen la infraestructura para ofrecer capacitación de calidad.

Y un tercero los retos para conseguir empleo bajo estas circunstancias.



“La crisis del COVID-19 está afectando a los jóvenes con mayor gravedad y rapidez que a cualquier otro grupo. Si no tomamos medidas inmediatas el legado del virus podría acompañarlos durante décadas y esto hará que la recuperación económica sea más complicada y difícil de reconstruir.” Dijo Guy Rider Director General de la OIT.

EL RIESGO DE LA INFORMALIDAD

Uno de los sectores mas vulnerables son los relacionados al empleo informal, según la OIT más de 2000 millones de personas en el mundo trabajan en el sector informal, el cual arrastran otros problemas además de la pandemia, como la falta de prestaciones y beneficios, un salario, fijo y la más importante seguridad social y protección básica.


Más del 60% de este sector se encuentra en países donde se tomaron medidas de confinamiento total o parcial, se estima que a nivel global más de 1600 millones de personas están siendo afectadas por esta situación.


Aunque estos sectores, no afectan directamente en temas de recaudación fiscal, si han afectado el flujo de efectivo, vital para mantener una economía sana.

Además este sector tiene que tomar una decisión por demás peligrosa, seguir las normas establecidas por el gobierno y quedarse en casa, con el riesgo latente de no tener ingresos para mantener su familia, o tomar la decisión de seguir trabajando con el riesgo de contagiarse y no contarla.


Otra situación relacionada con la economía Gig, aquellos prestadores de servicios por encargo como por ejemplo repartidores o trabajadores a través de plataformas digitales, se prevé un incremento del uso de estos servicios, también tiene su riesgo ya que estos empleados tampoco tienen acceso un seguro de desempleo, prestaciones y acceso a servicios médicos. La digitalización del trabajo si es una opción pero debemos de tener cuidado en no descuidar la previsión social, porque aunque generarían empleos estos no contarían con seguridad social afectando la calidad de vida de los empleados.


MEDIDAS TOMADAS EN EL MUNDO


Diferentes países han tomado medidas para poder mantener la economía y los empleos a flote. Entre las medidas mas comunes se encuentran, dar facilidades de pago de impuestos a empresas así como a PYMES, otras medidas son la facilidad de prestamos para que estas puedan seguir operando.


Otras medidas empleados por países como China, Irlanda o Singapur han concedido a los trabajadores autónomos bajas por enfermedad remuneradas. En Reino Unido por ejemplo, los trabajadores que hayan sido diagnosticados con esta enfermedad recibirán apoyo económico desde el primer día de incapacidad y no hasta el cuarto como lo marca actualmente la ley en este país.


Otro tipo de apoyos que han ofrecido han sido con la prestación de servicios de guarderías para padres que sigan trabajando, sobre todo en países donde las escuelas han cerrado. Alemania por ejemplo da apoyos económicos par quienes ofrezcan este tipo de servicios, lo mismo ocurre en Italia.


EL CASO MEXICANO