Our Recent Posts

Tags

Cuando tu vida laboral se convierte en tu única vida, el robo silencioso de tu tiempo gracias a la t


Saludos lideres disruptores de Recursos Humanos, recuerdo cuando empecé a trabajar en la industria maquiladora por haya del 2006, tenia un amigo y compañero al cual por respeto mantendré en el anonimato, los días viernes tenia una frase "aquí cerramos a las 4:30" y hacia un movimiento de sus manos como si estuviera cerrando la cortina de una tienda o negocio, todos nos reíamos de su comentario, pero tenia razón, se hacían las 4.30 de la tarde y salías y no sabias del trabajo hasta el día siguiente.

Habían días que tenias que salir tarde, o que tenias que ir fin de semana, lo entendías trabajo es trabajo y lo tenias que terminar, pero una vez saliendo el tiempo era tuyo. En ese momento no sabia que tiempo después las cosas cambiarían.


Recuerdo que miraba a mis compañeros que tenían celular y laptop de la empresa, me daba cierta envidia, los miraba como empleados mas importantes con un status diferente. Hasta que me cambie de trabajo a un puesto de supervisor del área de capacitación, me dieron celular y laptop, madres, todo se miraba mejor desde las gradas.

Al principio, me sentía don fregón, hasta que me marcaron el fin de semana para que enviará una información urgente, "pero no se pueden esperar" pensaba, al parecer no. Ese fue el inicio de una constante serie de correos, mensajes, llamadas, todas de carácter urgente, y a mi no me iba tan mal, un amigo no solo le hablaban o mandaban correos, le pedían que fuera los fines de semana al trabajo, sinceramente me llego pasar, sin embargo con el era como dicen en mi rancho "tiro por viaje".


En el comedor con otros compañeros hablábamos y coincidíamos en lo mismo "como chingan el fin de semana"; muchos de ellos prácticamente vivían ahí, decían "para que me voy si de todas formas me están hablando". Conforme pasaba el tiempo se notaba mas el hartazgo de varios compañeros, en mi caso tenia que buscar la forma en que mi equipo de trabajo fuera fin de semana, cambiaba tiempo por tiempo, pagaba tiempo extra, trataba de ser flexibles con ellos, porque entendía que tenían vida personal, pero en muchos casos no tenia mas que pedirles de favor que fueran, gracias que tenia un gran equipo nunca se negaron a ir, pero cada vez se miraba su cara de enfado.


Algunos de mis compañeros empezaron a tener problemas en su casa, mientras en las reuniones con el staff se aprobaban proyectos que demandarían mas del tiempo de su gente, y la verdad es que en esa empresa había un gran equipo, en materiales, producción, recursos humanos, informática, calidad, en ingeniería, en cada departamento había gente comprometida que lamentablemente muchos terminaron por cansarse. Tampoco se trata de tirarle al STAFF, su enfoque era sacar adelante la organización, simplemente se enfocaron tanto en los resultados que se olvidaron de las formas y en esas formas estuvieron desgastando a un gran equipo.


El smartphone como grillete


No cabe duda que la tecnología ayuda, nos permite ser mas eficientes, compartir información de manera rápida, conectarnos desde cualquier lugar, entre otras cosas, pero una desventaja es que ha diluido esa línea divisoria entre nuestro trabajo y nuestro tiempo personal y aunque tengamos una jornada establecida de 45 horas; que por cierto México es el país miembro de la OCDE donde su población trabaja jornadas laborales mas largas, debemos considerar que en tiempo real terminamos trabajando mas de nuestro horario "normal" y esta extensión depende de la demanda de nuestra función; a tras quedaron los tiempos donde esperabas la hora de salida para desconectarte del trabajo, la tecnología te mantiene conectado de manera constante.

Un ejemplo fueron los resultados obtenidos por la compañía tecnológica ForceManager donde indican que el 62.8% de los trabajadores utilizan el smartphone para revisar correos de camino al trabajo.

Menciona la autora Lisa Bonell en su libro Simple "con las tabletas, los teléfonos inteligentes y el bluetooth, el trabajo siempre es accesible para nosotros y nosotros para el trabajo. Las fronteras claras entre el trabajo y la vida personal, que hacían soportables incluso los empleos mas tediosos ya no existen".


La tecnología ha invadido nuestro tiempo libre, y no me refiero al uso personal del smartphone, ese es tema de otro artículo, me refiero al tiempo personal utilizado para el trabajo. Ahora, las jornadas de 8 o 9 horas no son suficientes, utilizamos nuestro tiempo para terminar una presentación, actualizar estadísticas, programar o re programar una reunión, o estar al pendiente del teléfono por si ocurre algo en la organización que requiera tu atención. Estamos castigando nuestro tiempo libre, ese tiempo que antes dedicabas a revisar tareas, a ir con tus hijos, a cumplir con otras facetas, a estar contigo o con tu pareja o simplemente para descansar, y todo para seguir trabajando.


Con un gran salario viene una gran responsabilidad


Hace mas de un año un amigo ingreso a una empresa de la localidad, al principio estaba emocionado por su nuevo puesto y el excelente salario que percibía, hace unos meses me lo tope, con sobre peso y la cara demacrada; le pregunte que había pasado, resulta que tenia que estar al pendiente de lunes a domingo, contestando correos, haciendo llamadas, enviando mensajes por los interminables grupos de WhatsApp al cual lo habían incluido. Termino renunciando, dejo ese salario, el costo era demasiado alto.

Lo mismo paso con otro amigo quien se cambio de trabajo buscando calidad de vida, la cual solo tuvo los primeros meses, su trabajo lo llevo a ganarse la confianza del director y asumir un nuevo puesto como Gerente, a cambio tuvo que dejar su prestación mas importante, calidad de vida.


Y no se trata de satanizar los avances tecnológicos, el problema no es la tecnología si no sus usos y costumbres en el entorno laboral. Muchas veces buscando que te promuevan en el trabajo, ser visible para tu jefe o simplemente cumplir con tus responsabilidades le dediquemos demasiado tiempo al trabajo. En otras ocasiones son por problemas estructurales como la falta de descripciones de puestos claras donde no esta definido donde inician y terminan tus responsabilidades, o simplemente tenemos supervisores que cargan la mano; provocando que la persona llegue a su limite.


La importancia de poner limites


El estrés laboral no es un mito, solo en México el 85% de las empresas se consideran tóxicas, sin embargo entendamos que el estrés en pequeñas dosis no es malo, inclusive puede funcionar como un activador, pero el problema se agudiza cuando este "estimulo" es constante. Según datos del IMSS el 75% de los trabajadores en México padecen fatiga por estrés laboral.

La académica de la facultad de psicología de la UNAM Erika Villavicencio Ayub en una publicación en El Universal comento que si la organización no tiene las condiciones para que sus colaboradores tengan un balance entre su vida personal y laboral, pudieran desarrollar algún trastorno.A su vez comento que la adicción al trabajo es uno de los trastornos mas frecuentes entre los empleados y que va en aumento gracias a la tecnología " el workaholic es aquel que realiza sus funciones por mas de 50 horas a la semana y el factor tecnológico se suma a esta situación".


Poner limites es importante, según la Organizacional Internacional del Trabajo, 2.34 millones de personas mueren al año por enfermedades relacionadas al estrés laboral. Y aquí una pregunta si la tecnología ha ayudado a que el empleado le dedique mas horas en el trabajo, ¿seria posible que las organizaciones dejaran de darles celular y laptop a sus "empleados de confianza"? y las empresas se deberían de cuestionar si el que sus asociados o empleados de confianza estén disponibles 24/7 es un beneficio o es un costo. O bien si vamos a dar celulares o laptops, vamos creando políticas internas de respeto al tiempo libre, ya que también es importante que la gente se desconecte del trabajo, también por un tema de productividad, una persona sobrepasada por el estrés ¿que tan productiva y eficiente puede llegar a ser?.

Y no estoy diciendo que no debamos esforzarnos, ni ser dedicados en el trabajo, tampoco que no exigimos resultados a nuestros equipos de trabajo, simplemente crear balance y respetar la frontera entre jornada de trabajo y el tiempo libre del asociado.










©2018 BY ABEL MONTIEL. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM